Plan Macabro (Escena IV)

Ir abajo

Plan Macabro (Escena IV)

Mensaje por Fee el Vie Feb 16, 2018 9:23 pm

Annette estaba enfadada, llevaba semanas enfadada y no entendía porqué. Había discutido con Joe hasta hartarlos a ambos, la última vez que lo vio tuvieron una pelea monumental por algún motivo que no recordaba. Seguramente ella había empezado, pero ya habían pasado tres días y no sabía nada de él.
Mentira.
Joe la había estado llamando todo el primer día, ella apagó el teléfono, él decidió dejarla en paz.
Y le dolía, le dolía en el alma. Lo extrañaba, pero sabía que si volvía a verlo solo empezaría otra vez.
Al menos creía que había hecho eso bien.
Tenía que calmarse, calmarse y resolver todo. Pero estaba aterrada por la posibilidad. ¿Y qué le decía a él? Si le contaba iba a ser peor, no quería ver su reacción, si se lo tomaba muy bien era un problema, si se lo tomaba muy mal también lo era.
Llevaba un poco más de dos meses desde que le había llegado el periodo por última vez. Hubiera pensado que al fin había pasado lo inevitable, el déficit hormonal había hecho lo suyo y ya está, pero llevaba dos semanas extrañamente mal del estómago y cerca de tres sintiéndose... extraña. Todo este tiempo le había estado doliendo el útero, ya se había tomado varias cajas de predual intentando aplacarlo, pero seguía volviendo, sentía los pechos extraños.
Pero era imposible... No había cambiado de anticonceptivos, pero si se los había olvidado en un par de ocasiones, así como los condones.
Aún recordaba las palabras del médico.
"Es prácticamente imposible que puedas quedar embarazada, tus niveles hormonales ya son demasiado bajos como para soportarlo."
Prácticamente imposible.
¿Pero y si...?
Tendría que habérselo dicho a Joe, tendría que haberse hecho un test ya, pero el miedo la tenía paralizada. ¿Y si salía positivo? ¿Qué demonios iba a hacer? Quizás su cuerpo lo resolvería por si mismo, pero ya llevaba demasiado tiempo, quizás el feto era inviable, los médicos se lo dirían y solo quedaba abortar. Pero en todas le estaba fallando a Joe, lo estaba dejando fuera de la ecuación, él tenía que enterarse, ¿pero y qué si las cosas iban bien? ¿si Joe se lo tomaba como Nick había hecho? Aunque fuera la única posibilidad en la vida que tenía de ser madre no se sentía preparada, ella no era Paula, no podría con eso. Además, ¿qué le diría a su madre? ¿lo siento?
Todo estaba mal.
La única opción segura sería abortar, pero no veía a Joe apoyándola en eso, no se lo imaginaba. El Joe que pasaba horas tirado en el suelo jugando con sus sobrinos no abortaría un bebé. Entonces solo quedaba una opción, no decírselo, hacerlo en secreto. Pero eso era darle una puñalada por la espalda, no la iba a perdonar si lo hacía.
Y por eso mismo era que estaba aterrada de la verdad, si sí estaba embarazada la única opción que le parecía viable destruiría todo lo que tenía con Joe. De ahí la histeria de las últimas semanas.
No, no estaba haciendo nada bien.

Así que tomando todas las malas decisiones que podía, llamó a Adriana y fueron a un bar.
Llevaban dos rondas de martinis cuando Adriana vio a sus amigos de la Universidad y fue a hablar con ellos.
Tres martinis y un tipo fue a sentarse con Ann.
Era mayor que ella y hablaba en su mayoría, idioteces, pero a Ann le venía muy bien hablar de idioteces, él le compró un par de tragos más. Ann ya iba ligeramente borracha cuando alguien la jaló de un brazo y la sacó a tirones hacia la barra.
— ¿Qué demonios estás haciendo?
Joe echaba fuego por los ojos, el aliento le apestaba a alcohol. Ann, envalentonada por haber bebido dio un paso al frente.
— ¿Qué? ¿Acaso no puedo hablar con alguien en un bar? ¿Acaso tengo que pedirte permiso?
— ¡No cuando te está mirando así!
— ¡¿Entonces tampoco puede mirarme otro tipo?! ¡Vete a cagar!
— ¡Llevaba media hora solo viéndote el escote! ¡Te estaba emborrachando a propósito! Te saqué de ahí porque creí que te echó algo al trago, Annette, demonios...
— ¡Claro! ¡ahora dices eso de excusa! ¡Todos están locos según tú!
—... ¡ni siquiera puedes cuidarte por ti misma! ¡Pareces una adolescente!
— ¡Por que lo soy, idiota! ¡Acabo de cumplir veinte!
Ann se dio vuelta, decidida a volver a su mesa pero Joe la retuvo de un brazo.
— ¡Déjame!
— Ni hablar, tú te quedas conmigo —se sentó en un taburete, sin soltarla— Eh, un navy seal.
Ann se sentó a su lado, enfurruñada, lo vio bebérselo de un trago y luego pedir otro.
— Dos Jager Bomb —pidió Annette. Joe fue a coger uno pero la chica ya se los había bebido.
— Dame uno —dijo Joe, señalando los vasitos vacíos de Ann.

Una hora después una Annette eufórica arrastró a Joe al baño, trabó la puerta y le mordió la boca mientras se sentaba en el lavabo y lo abrazaba con las piernas para que él la empotrara contra el espejo. Ya no sabía que era lo que estaba haciendo, tampoco lo recordaría.

Se despertó, desnuda, en una cama que se le hacía ligeramente familiar. La habían despertado las nauseas, intentó ponerse de pie pero cayó junto a la cama cuando se dio cuenta del dolor. Le dolían las piernas, la espalda y los pechos, atontada intentó gatear hacia el baño pero una puntada de dolor la atravesó, se quejó en voz alta y perdió el equilibrio, golpeándose duro contra el suelo. Jadeó en busca de aire mientras se encogía y gemía por el dolor, estaba totalmente desorientada.
No podía explicarlo, le dolía ahí, le dolía como no había pasado en mucho tiempo, desde que vivía en Alaska y Sam la cogía después de que había bebido para luego dejarla tirada y maltrecha en un sofá. Annette sollozó y la sacudió una arcada, se sentía mal, sucia, medio arrastrándose y medio gateando llegó hasta el baño.  Se agarró del borde del retrete y vomitó, no tenía fuerzas y las arcadas la sacudían por completo, lloró e intentó abrazarse , se soltó del retrete y vomitó en el suelo. Probó gritar, pero todo le dolía más y nadie iba a verla. No recordaba dónde estaba o qué había pasado. Sin fuerzas siguió vomitando en el suelo hasta que le ardió la garganta y no le quedó nada más en el estómago, aún así las arcadas seguían sacudiéndole la espalda mientras un dolor punzante le atenazaba el vientre.
Se encogió, intentando aliviarlo, pero solo empeoraba. Lloró sintiéndose vulnerada y miserable, había vuelto a pasar, lo sabía, se había emborrachado y alguien la había usado de juguete sexual hasta hartarse para después dejarla tirada en un cuartucho barato.
Una arcada que solo consiguió sacarle bilis del estómago la dejó tirada en el suelo del baño, jadeaba desesperada por recuperar el aliento, se quejaba involuntariamente en voz alta. Se había manchado el cabello con vómito y no lograba más que retorcerse sobre la cerámica sin poder incorporarse. Gritó por ayuda y una nueva puntada le atravesó el vientre, soltó con aullido de dolor y se arrastró, intentando agarrarse de algo para sentarse.
Pero las puntadas solo ascendieron, transformándose en latidos constantes y luego en contracciones que la hacían retorcerse sin control, gritó y lloró pero nadie acudía, agarrándose del borde de la bañera consiguió incorporarse, volvió a vomitar y en ese instante se dio cuenta de que tenía la cara interna de los muslos ensangrentados.
Gritó con todas las fuerzas que tenía.
Aterrada se incorporó de un salto e intentó llegar de nuevo a la habitación, pero se resbaló y cayó golpeándose la cabeza contra el piso. A penas arrastrándose llegó al borde de la cama, pero resulta que no estaba sola.
Había un tipo durmiendo, casi cayéndose del bode del colchón.
Annette lo sacudió con todas las fuerzas que tenía, gritándole que despertase y la ayudara, y para cuando al fin logró voltearlo cayó en la cuenta de que era Joe. Lo soltó y se apartó de inmediato, a tiempo para verlo rodar y caer de la cama, el cobertor cayó también, convirtiéndolo en un bulto de mantas.
Mareada y tiritando rebuscó en el suelo hasta dar con su celular, marcó a emergencias.
— Me llamo Annette Brown y necesito con urgencia una ambulancia... edificio Hoche 403... creo que... creo que estoy teniendo un aborto.
La operadora no le cortó el teléfono hasta que estuvo segura de que la ambulancia había llegado al edificio, la obligó a mantenerse consciente y a controlarse para no hacerse más daño; la tranquilizó por teléfono mientras ella gritaba hasta sentir la garganta en llamas y lloraba diciendo que se iba a morir.
Ann estaba a penas despierta cuando los paramédicos forzaron la puerta, veía borroso, la alfombra sobre la que estaba había quedado empapada en sangre.
— ¿Estás sola? —le preguntaron. Ann miró hacia el bulto de mantas junto a ella, Joe seguía inconsciente y el cobertor no insinuaba ninguna silueta humana.
— Si —les respondió y cayó en la inconsciencia mientras la sacaban a toda prisa del edificio, se estaba desangrando.

Horas después, aún antes del amanecer, el teléfono en casa de Paula comenzó a sonar.

Fee
Admin

Mensajes : 58
Fecha de inscripción : 25/07/2016

Ver perfil de usuario http://noonecanstopus.forochile.org

Volver arriba Ir abajo

Re: Plan Macabro (Escena IV)

Mensaje por Brook el Dom Abr 08, 2018 10:59 am

Era una de esas noches en las que se acostaban temprano y Nicholas se despertaba a eso de las 4 de la madrugada por su propia cuenta y se iba en silencio a la panadería a comprar facturas recién hechas. Había escogido el camino largo, aunque estuviera a tan solo cuatro cuadras, pero amaba salir de noche y refrescarse con el viento helado, hasta sentía que respiraba mejor. Había tardado más o menos media hora hasta que volvió al departamento, la calle estaba desierta salvo por algunos pocos que esperaban el bus para ir a trabajar seguramente bastante lejos del punto de partida.
Entró al departamento y solo encendió la lampara de la cocina, tanteando el camino hasta ella para evitar prender luces y no despertar a nadie. Llenó un jarro con agua hasta la mitad y lo puso a calentar mientras buscaba en la despensa el tarro de café suave y la azucarera. Los colocó en la mesada de madera y sacó dos tazas blancas con una cinta delgada dorada en la parte superior; se las había regalado Lorena junto a un juego de té inglés para cuando los niños habían nacido; la lógica era usar las tazas para té. pero casi nunca bebían y habían decidido destinarlas a café. El agua había hervido cuando recién estaba colocando el azúcar en las tazas, apagó el fuego y esperó que las burbujas desparecieran mientras sacaba la leche de la heladera y preparó ambos cafés, uno cortado para Paula quien los amaba.
Sacó de un cajón grande una tabla de flores color pastel y le incorporó ambos tazones y las facturas en un plato —también del juego de té— y se dirigió a la habitación donde todavía dormía la chica, envuelta en sábanas y frazadas tapándole casi todo el rostro, parecía una niña durmiendo. Dejó todo en la mesita ratona al lado de la cama y se subió en cuatro patas a ella, gateando hacia la rubia para terminar dándole besos en la frente, mientras se quejaba entre sueños para terminar abriendo un ojo, aunque solo se veía una línea de este.
—¿Quién te da permiso para despertarme?
—Que yo sepa, la persona que se levanta y va a comprar facturas a las 4 de la mañana y prepara algo caliente para tomar, tiene derecho a lo que se le antoje— colocó su pecho encima del de ella, sonriendo —. Corrígeme si me equivoco. — Paula le pegó con un almohadoncito en la cabeza mientras aguantaba una risa, provocando que él se saliera de encima suyo para así poder incorporarse un poco. Tenía el cabello revuelto y las bolsas bajo los ojos se le notaban bastante, pero tenía el rostro descansado y por sobre todo, alegre.
—Diablos, eres hermosa hasta recién levantada.— también se había incorporado y sentado en la cama, apoyando todo el peso de su cuerpo en la mano izquierda mientras la observaba fijamente; parecía hipnotizado.
—Mejor cállate y come, hablas mucho y es temprano.— no le gustaba mucho hablar apenas despertaba, pero claro que le encantaba escucharlo decir aquellas cosas, eran las que la ponían de buen humor y le alegraban el día. Era feliz con muy poco.
Así pasaron una media hora, los primeros diez minutos en un silencio agradable mientras llenaban sus hambrientos estómagos con comida y calentaban el cuerpo con el café. Los bebés dormían por ahora y ambos tenían un rato juntos solo para ellos. Hablaron en voz baja el resto del tiempo de cosas sin importancia, como el frío que hacía afuera, sobre si llovería o no y hasta habían iniciado una "discusión" sobre si era mejor la medialuna con dulce de leche o la bola de fraile. Parecían dos niños discutiendo sobre quien tenía razón, y aquello era lo que amaba Nick de la relación que tenían: la simplicidad de todo y la facilidad de amarlo.
Una llamada les cortó el hilo, y les transformó las miradas en un gesto de extrañez. Era demasiado temprano para que los llamaran para ofrecerles un servicio, y también lo era para llamadas familiares o de amigos. Él estaba más abrigado y Paula todavía estaba bajo las sábanas así que fue él quien atendió.
—¿Hola? — tenía la voz ronca, y atendió con la idea de escuchar silencio, una simple broma telefónica de niños que todavía no se habían dormido.
Pero no, la llamada era algo mucho más serio e importante que cualquier cosa que se le pudiera cruzar por la cabeza.
Annette estaba internada en el hospital; definitivamente los perseguía la desgracia, salían de una para meterse en otra y Nicholas solo quería gritar.
Balbuceó como pudo un "estamos yendo ya mismo" y cortó la comunicación. El teléfono estaba en la cocina, por lo que ella no podía verle el rostro: helado, seguramente estaba pálido y tendría la mirada desorbitada, ¿como iba a la habitación y le decía a Paula que su prima, casi hermana, estaba teniendo un aborto involuntario y se había desangrado en el camino? Es más, ¿ella sabría que la chica estaba embarazada? La cabeza se le fundía a preguntas y el cuerpo no le respondía; se había apoyado contra la pared y se había dejado caer. Estaba en shock.
La escuchó desde el cuarto preguntarle que había pasado, pero no le salían las palabras y no respondió. Para colmo, no habían nombrado que estuviese acompañada, ¿donde estaría su hermano en aquel mismo momento y porqué no estaba con ella? Seguramente él tampoco sabría sobre el embarazo. Al no obtener respuesta, Paula apareció en la cocina buscándolo envuelta en una manta celeste, y al girar la mirada a su izquierda, sentado y en aquel estado se lanzó al suelo, tomándolo por el rostro, levantándole la cabeza para que la mirase.
—Nick, Nick mírame— lo sacudió un poco hasta lograr que sus ojos se posaran en ella —, cariño, ¿que sucede? — estaba preocupada, no veía aquella mirada hacía tiempo y no le recordaba justamente una buena época.
—Es Annette— tenía la voz ida, hasta le había costado hablar y pronunciar lo siguiente le estaba costando bastante —, la internaron. Tuvo un aborto involuntario y perdió mucha sangre, y para colmo no se donde mierda esta Joe.— como por un impulso ajeno se puso de pie de golpe, levantando consigo a Paula y arrastrándola nuevamente a la habitación. Ahora era ella la que estaba en shock, solo se dejó arrastrar casi a los tropezones por él porque si por ella fuera, estaría tirada en el suelo de la cocina procesando la noticia.
—Les dije que estábamos de camino ya mismo, así que tienes que vestirte y yo cambiaré a los niños, no tenemos con quien dejarlos por ahora, ya nos arreglaremos con esto. — estaba actuando casi en automático, porque si se ponía a pensar, sucumbiría a lo que estaba pensando su cabeza y no saldrían más de allí.
Mientras ella buscaba en el armario ropa y se cambiaba con algo de lentitud, aprovechó para mandarle un mensaje a su hermano: ¿Donde mierda estás? Pasó algo urgente con Ann, necesito que me respondas apenas leas esto. No lo pensó dos veces y lo dejó así, esperando que respondiera pronto.
Enviar.

Brook

Mensajes : 50
Fecha de inscripción : 07/01/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Plan Macabro (Escena IV)

Mensaje por Fee el Lun Abr 09, 2018 6:03 am

Iban en el auto, Nick conducía porque Paula no se encontraba bien, los bebés iban en sus sillas en el asiento trasero y las calles aún estaban semi desiertas. Nick le.sostenía una mano por encima de la palanca de cambios intentando mantenerla en calma , la chica estaba al borde de los nervios, con el cabello atado en una coleta casi mal hecha y lo primero que encontraron sus manos en el armario. Con la.otra mano pulsaba a Joe en su lista de contactos de forma casi automática, dividida entre la preocupación y el enfado. ¿Por qué demonios no estaba con ella? Siempre estaban juntos, si llamaba Ann por la noche.Joe solía responderle y decir que la.chica estaba dormida u ocupada o slgo.
¿Por qué precisamente no habían pasado esa noche juntos? Pau había despertado a Mickel también, tampoco había estado en casa de Tía Lauren. ¿Dónde diablos se había metido Ann? Peor, ¿con quién estaba?, ¿sola? , ¿cuánto tiempo había pasado hasta que logró llamar a una ambulancia? ¿Iba a estar bien?
Y por qué no le había dicho nada a ella.
Nick miraba a Pau de reojo, estaba preocupado, no la había oído hablar desde que le cortó a Mickel y eso había sido antes de salir, tenía la mirada perdida al frente y él le apretó la mano, intentando atraer su atención.
— Ann no me.contó que estaba embarazada —murmuró, mirando al chico por primera vez en mucho tiempo— quizás ni siquiera lo sabía...
Cuando porfin llegaron a la entrada de urgencias del hospital Pau miró a Nick sin saber que hacer. Valerie y Zachary estaban adormilados en el asiento trasero.
—Ve —le dijo Nick— corre, yo me encargo de todo.
La rubia le dio las gracias con los ojos y saltó del coche para entrar al hospital a toda velocidad, atravesó todo corriendo hasta la unidad de internados y solo se detuvo frente a un mesón de enfermería.
—Annette Brown, aborto espontáneo. Llamaron hace media hora.
—Habitación 343, se encuentra consciente, le están realizando una transfusión sanguínea...
Paula corrió nuevamente, hasta que una enfermera la detuvo. No podía entrar, personal médico se encontraba hablando con ella.

Dentro de la habitación Annette acababa de despertarse, envuelta en una nube de analgésicos que terminaban de mitigar el dolor, tenia a dos enfermeras y a tres personas más cuyos uniformes no reconocía. No sabía que estaba pasando.
— Señorita Brown, según sus análisis sanguíneos usted se encontraba bajo el efecto de una droga usada comúnmente en robos y delitos sexuales, además hemos encontrado lesiones que pueden indicar abuso o violación... Señorita Brown, si tiene alguna demanda que presentar, la clínica se encuentra capacitada para ayudarla en el proceso y presentar pruebas.
La pelirroja se les quedó viendo, no sabia que pensar.
—Lo que le estamos preguntando es si fue víctima se algún delito.
Ann los miró uno a uno.
— ¿Qué? No, por supuesto que no.
— ¿Se encontraba con alguien más antes de llamar a la.ambulancis?
— No, estaba sola.
— ¿Fue a algun lugar donde puedan haberle suministrado algo que interfiriera con su voluntad?
— Salí a comer y luego volví a casa, sola.
— ¿Qué puede decirnos sobre los altos índices de alcohol en su sangre?
— Me puse a beber, sola, había tenido un mal día.
— ¿Alguna pareja? ¿Ex? ¿Sospechoso que pueda haberle suministrado la droga?
— No
— Cuando llamó a la .ambulancia indicó un aborto involuntario, ¿si lo sabía...?
— ¡No lo sabia! —gritó— ¡¿Acaso están acusandome o intentando protegerme?! ¡Solo lo dije porque la sangre salía de ahí y hace un tiempo tuve sexo sin protección!
— Lo sentimos, no...
—¡ Ya basta!
En un segundo sintió cinco pares de pies irse, una puerta y al siguiente los brazos de su hermana rodeandola.
Lloró contra su cuello hasta que ya no pudo más y se quedó con el alma partida en dos cuando una enfermera le pidió salir. Sin alcanzar a hablar, sin poder explicarle, sin decirle que ni mencionara a Joe, sin nada.
Qué demonios le había hecho Joe.

La rubia tenía los ojos rojísimos, no entendía nada. Unas personas necesitaban hablar con ella.
—Usted es su hermana, ¿Verdad?
Paula asintió.
— ¿Sabe si Annette se encontraba en algun relación tóxica o abusiva?

Joe adoraba a Annette, jamás le haría daño, nunca había sido esa clase de chico con ella.
Nada encajaba.

Fee
Admin

Mensajes : 58
Fecha de inscripción : 25/07/2016

Ver perfil de usuario http://noonecanstopus.forochile.org

Volver arriba Ir abajo

Re: Plan Macabro (Escena IV)

Mensaje por Brook el Sáb Abr 14, 2018 9:43 am

Desde que Paula había ingresado al hospital, Nicholas había llamado unas cinco veces a su hermano en el tiempo de dos minutos, sin embargo no conseguía respuesta alguna. No tenía idea de donde estaba o donde había estado, no hablaban desde el día anterior y tampoco le había dado información sobre donde podría estar, pero la duda era porqué no estaba con Annette justo esa noche, cuando pasaban muchas juntos.

Porque Joe, ¿porqué?

La cabeza le iba a mil, se le mezclaban teorías o ideas sobre lo que quizás había pasado pero nada lograba encajar, por un lado o por el otro. Se había quedado con la barbilla apoyada en el manubrio del auto y el celular en mano con el contacto de su hermano abierto, listo para llamar. Volvió a dar click en el botón del teléfono verde y lo llevó a su oreja:
Ring...
Ring...
Ring...


Y así sonó unos quince segundos más, hasta que saltó el buzón de voz, y allí se decidió por enviarle mensajes, y quizás en alguna de aquellas casualidades, lo atendería o respondería alguno.

"Joe dnd mierda estás?"
"Necesito que me atiendas"
"Son las 5 de la mañana no puede ser tan duficil dseprtarte!!!"
"JOE POR DIOS LEEME"


Había abreviado las palabras, escrito a las corridas, no se había molestado en corregir las letras mal tipedas porque los mensajes se entendían bien al fin y al cabo, y lo único que buscaba en aquel momento, era localizarlo y hacerle ir al hospital desde donde sea que estuviera. Estaba comenzando a desesperarse, pero solo lograría complicar más la situación y debía intentar mantener la calma. Le daría unos minutos más a su hermano para que le diera señales de vida o atendiera las llamadas, y luego de ello entraría.

Brook

Mensajes : 50
Fecha de inscripción : 07/01/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Plan Macabro (Escena IV)

Mensaje por Fee el Dom Abr 15, 2018 5:05 am

Paula se había sentado en una de las sillas plásticas frente al mesón de enfermería con la cara enterrada en las manos, no la dejaban entrar a ver a Annette de nuevo, en primer lugar porque estaba en observación por todo el día, el resultado de la operación era muy frágil, podía evolucionar bien como podía caer en otra emergencia de inmediato. Si algo salía mal, si volvía a haber hemorragia le harían una histerectomía.
No era posible, Ann a penas había cumplido los veinte, ¿a cuántas mujeres les quitaban el útero apenas llegando a la veintena?
En segundo lugar era porque estaba muy alterada y temían que la presencia de Paula solo empeorara las cosas.
Pero Pau tenía preguntas, qué demonios había pasado, por qué le estaban preguntando si Annette estaba en una relación abusiva, ¿qué le había pasado a Ann? ¿acaso Joe le había hecho daño' ¿acaso...?
Una enfermera le tocó el hombro a la rubia.
— Solo cinco minutos, ¿esta bien?
Paula entró a la habitación con el corazón en un puño, Ann la miraba con los ojos hinchados.
— Pau, te juro que no lo sabía, no estaba segura...
— No, para, Ann, no es hora de preocuparnos de los detalles.
Pau se sentó junto a ella y le tomó una mano con fuerza, con la otra le acarició el cabello intentando tranquilizarla.
— Dime que no les dijiste sobre Joe.
Pau negó con la cabeza, Ann cerró los ojos con fuerza para no volver a llorar.
— Ann, Ann tienes que decirme qué pasó
— Nada, Pau, de verdad, Joe no lo sabía, no recuerdo nada de anoche, solo prométeme que no le dirás, prométeme que no lo dejarás entrar a verme.
— ¿No lo quieres aquí?
Ann negó.
— ¿Quieres que se lo diga a la enfermera? —Pau sentía que el corazón le latía en la cabeza, no sabía que pensar.
Ann asintió y Pau la abrazó con cuidado.
— Ann lo siento, se lo que esto debe estar afectándote... No voy a dejarte sola en esto, ¿si? Solo... solo necesito que me digas si te pasó algo anoche, ¿si?
En ese momento la enfermera entró a interrumpirlas, Pau debía salir.
Solo pude darle un beso y decirle que la quería.

Fee
Admin

Mensajes : 58
Fecha de inscripción : 25/07/2016

Ver perfil de usuario http://noonecanstopus.forochile.org

Volver arriba Ir abajo

Re: Plan Macabro (Escena IV)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.